jueves, 22 de enero de 2015

Panamá: Indígenas y gobierno dicutirán conflicto hidroeléctrico

Los indígenas de la comarca Ngäbe Buglé permanecerán a orillas del río Tabasará hasta el próximo 15 de febrero como medida de presión para la cancelación definitiva del proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco.

Los indígenas de la comarca Ngäbe Buglé permanecerán a orillas del río Tabasará hasta el próximo 15 de febrero como medida de presión para la cancelación definitiva del proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco. | Foto: albamovimientos.org

Los indígenas del movimiento 10 de Abril aceptaron dialogar con el gobierno de Juan Carlos Valera con la condición que el escenario de la reunión sea la comunidad de Kiad, una de las áreas afectadas por la construcción de la hidroeléctrica Barro Blanco, que es el punto a discutir. 
El dirigente del movimiento indígena 10 de Abril (M-10),  Ricardo Miranda, informó este miércoles que aceptaron dialogar con el gobierno de Panamá para resolver el conflicto por la construcción de una hidroeléctrica que perjudicaría a miles de personas de la comunidad de Kiad y los sitios limítrofes con el río Tabasará.

El vocero del M-10, que pertenece a la etnia Ngäbe-Buglé, manifestó que aceptan el diálogo propuesto por el presidente panameño, Juan Carlos Varela, pero con la condición de que la reunión se realice en la comunidad de Kiad, una de las áreas afectadas por el proyecto hidroeléctrico Barro Blanco.

El gobierno panameño creó una comisión de alto nivel que se reunió este martes para iniciar negociaciones con la comunidad de Kiad, la cual está encabezada por la vicepresidenta de ese país, Isabel Saint Malo.

Desde el pasado 18 de enero, los indígenas de la comarca Ngäbe Buglé, se encuentran a orillas del río Tabasará, como medida de presión para que se cancele el proyecto.

Al fondo el proyecto hidroeléctrico Barro Blanco

Los indígenas aprobaron una resolución en la que exigieron al gobierno de Juan Carlos Varela la cancelación definitiva del proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco y a devolverles todas las tierras que les pertenecen. 

De igual forma, el M-10 solicita revisar en su totalidad la Ley 11 de 26 de marzo de 2012, que prohíbe la explotación minera y crea un régimen especial para la protección de los recursos hídricos y ambientales en la comarca, alegando que atenta contra los intereses de la cultura de estos pueblos.

(Tomado de http://www.telesurtv.net/news/Panama-Indigenas-y-gobierno-dicutiran-conflicto-hidroelectrico-20150121-0063.html)