jueves, 22 de enero de 2015

Chile/ Amenazas hidroeléctricas en la Araucanía: Transnacional Endesa acapara aguas en Curacautín


La transnacional Endesa de origen español fusionada con la transnacional Enel de origen italiana, ambas con capitales de sus respectivos estados,  nuevamente sale a la palestra sobre acaparamientos de aguas y amenazas hidroeléctricas en territorios ancestrales. Esta vez en la zona de Curacautín, región de la Araucanía.

Sin especificar sus usos y finalidades, Endesa mantiene cinco  inscripciones de derechos de agua no consuntivos en el río Cautín,  en la zona pre cordillerana de esta localidad, cuyo proceso de inscripción se remonta al año 2010, a través del conservador de Bienes Raíces.

Las aguas inscritas por Endesa, son parte de una serie de especulaciones y negocios  que diversas otras  empresas y particulares mantienen en la zona para fines hidroeléctricos. Algunas de estas son: Energía Llaima SPA, también con varias inscripciones en el río Cautín desde el 2012;   Hidroeléctrica doña Alicia Ltda. Con varias inscripciones y un actual proyecto hidroeléctrico en el río Cautín desde el 2011; Hidroeléctrica Alto Cautín, con inscripciones en los ríos Blanco Sur y Cautín desde el  2012;  Empresa Aguas Condor S.A, vinculada a la empresa Forestal Comaco S.A, con 24 inscripciones en  el río Blanco, río Dillo, río Rariruca, estero Los Monos, desde el 2013;  Emin Energía S.A, con inscripciones en el río Blanco, río Corcoludo, río Corcoludo y varios esteros sin nombre, desde el 2013;  Pintoresco hidro SPA, sobre el estero Pintoresco desde el 2013;  Energía Hueñivales, con inscripción de aguas en el río Cautín, desde el 2014; Empresa Huturi S.A, en el río Blanco, desde el 2012;  Hidroeléctrica el Refugio S.A, en el río Malleco, desde el 2012;  El Agrio SPA, en el estero Agrio, desde el 2014. 

También registran aguas sin especificar sus usos, “Inversiones Villarrica” en Río Negro, estero Ñanco y  estero Colico, desde el 2013; Y algunos particulares, como   José Emilio Chahin, sobre el río Cautín, dos inscripciones para “energía hidroeléctrica” desde el 2012.
En Curacautín, comunidades Mapuche y organizaciones ciudadanas locales, mantienen activa su oposición a  proyectos hidroeléctricos, quienes exigen a su vez el respeto a sus derechos y la vocación territorial que mantiene la comuna, principalmente la conservación, el turismo y actividades productivas de fomento local.

Las inscripciones señaladas, en su gran mayoría,  fueron concedidas para fines hidroeléctricos durante el gobierno del ex presidente Sebastián Piñera. La situación es coincidente en zonas cordilleranas y precordilleranas  como:  Lonquimay, Melipeuco y Curacautín, entre otras,  con cientos  de concesiones de derechos de agua a empresas en la Región de la Araucanía.

La Transnacional Endesa en territorio ancestral Mapuche

Endesa que mantienen derechos de agua en Curacautín,  construyó dos mega centrales en la zona pewenche del Alto Bio Bio y pretende un nuevo proyecto en tierras Mapuche en la zona de Neltume.

Esta transnacional, impuso hace algunos años la mega presa en RALCO, cabecera del río Bío-Bío, en la cordillera de los Andes, en territorio de identidad territorial Pewenche. Esta presa dio lugar a un embalse de 1.222 Hm3 e impacta a unas 3.460 has. de los valles del Bío-Bío, Lomín, Villucura y Lolco, la mayoría de bosques nativos de alta biodiversidad. Esta instalación a su vez, ocasionó la afectación de la vida social, cultural, económica, política y espiritual ancestral que las comunidades llevaban allí y generaron un gravísimo conflicto interno y graves hechos de criminalización contra opositores, incluyendo la aplicación de la Ley anti terrorista. Previo a Ralco en el Bio Bio, Endesa construyó la central hidroeléctrica Pangue.

En el caso Ralco, la mega central  inundó dos Comunidades pehuenches: Quepuca-Ralco y Ralco-Lepoy, que estaban integradas por 92 familias y más de 500 personas. Allí en estos territorios, en mayo del 2004, las familias pewenche tuvieron la inundación de su cementerio ancestral en Quepuca Ralco, causada por Endesa que guarda los restos de 56 personas, identificadas con nombres y apellidos por sus familiares y que hoy se encuentran bajo agua. En el presente, ha habido insinuaciones que en el territorio del Bio Bio Endesa buscaría un nuevo proyecto hidroeléctrico a lo que se agrega el que actualmente construyó su socio en las proximidades, la empresa Colbún, en Angostura.
Por su parte, Endesa, tiene actualmente el proyecto CH Neltume, en la comuna de Panguipulli,  que corresponde a una central hidroeléctrica de pasada con una potencia aproximada de 490 MW y una generación media anual estimada en 1.885 GWh. El monto de inversión de partida es de los 781 millones de dólares.

Según su “Estudio de Impacto Ambiental”, traerá efectos adversos significativos sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables.

El proyecto de concretarse, Implicaría el reasentamiento de comunidades humanas, y la alteración significativa de los sistemas de vida y costumbres de las comunidades que habitan el sector, debido a que se emplazará de forma permanente en comunidades mapuches. De hecho, su operación perturbaría la ceremonia religiosa realizada por las comunidades pues supone la inundación y alteración del palenque de la cancha de Nguillatun donde participan comunidades de los territorios de Carirriñe, Lago Neltume y Choshuenco-Punahue, la que hoy, la empresa, pretende trasladar.

Además, el proyecto se emplaza dentro de los límites del sitio prioritario para la conservación Mocho –Choshuenco, en un área considerada bajo protección oficial (ZOIT) cuyo paisaje es uno de los atributos relevantes del territorio y uno de los motivos por los cuales la comuna de Panguipulli fue declarada Zona de Interés Turístico, habría una pérdida de especies de flora bajo protección (Lingue y Copihue) y se afectarían varios predios de comunidades Mapuche.

Asimismo, habría una alteración de la calidad y fragilidad del paisaje, componente de gran relevancia en el área de influencia del proyecto; habría un cambio en la percepción de la imagen de turismo de naturaleza y produciría una alteración de las actividades deportivas y de recreación y los hitos paisajísticos correspondientes a los saltos del Huilo Huilo, El Puma y La Leona.

Además de lo señalado, con los impactos a las posibilidades de desarrollo local de acuerdo a los intereses y necesidades de las mismas familias e impedir la realización de actividades ancestrales de la zona, el proyecto ha generado varios quiebres sociales internos, entre sectores cooptados y opositores que mantienen firmes los procesos de defensa territorial.


Mapuexpress.org 



- See more at: http://www.mapuexpress.org/2015/01/22/amenazas-hidroelectricas-en-la-araucania-transnacional-endesa-acapara-aguas-en-curacautin%20#sthash.qa8nsvYI.dpuf