miércoles, 31 de diciembre de 2014

TODOS SOMOS CONAIE

Estimados(as):
A continuación reproduzco la carta que enviara el compañero Luis Montaluisa, kichwa y lingüista -semiólogo, quien es uno de los cofundadores de la histórica CONAIE y fue Dirigente de Educación Ciencia y Cultura (1986) y el primer Director Nacional de la Dirección Nacional de Educación Intercultural Bilingüe - DINEIB, hoy usurpada de su espíritu y misión a favor de los pueblos indígenas.
Despojar de su sede a la CONAIE no es el propósito inmediato del gobierno de correa sino extirpar sus entrañas, su capacidad de movilización y resistencia, "PERO NO PODRÁN MATARLO". Sumemos fuerzas para acompañar en las Jornadas de Resistencia convocada para estos días.

Arturo Muyulema
SOMOS CONAIE
Asumiendo el sentir de miles de compañeras y compañeros de las nacionalidades indígenas del Ecuador que, en todo el territorio nacional, de diferente manera siguen resistiendo frente a las políticas extractivistas coloniales de las transnacionales capitalistas visibilizadas a través de los gobernantes de turno, me permito expresar lo siguiente:
La CONAIE somos cada persona que siendo indígenas queremos mantenernos unidos a un ideal. La CONAIE no es solamente la dirigencia. La CONAIE se conformó en noviembre de 1986, luego de un largo proceso organizativo de las comunidades. De este proceso soy testigo por haber asistido al Primer Congreso de la CONAIE donde fui elegido como Primer Dirigente de Educación Ciencia y Cultura.
El mandato fundante de la CONAIE nos obliga a defender los territorios ancestrales, la sabiduría milenaria, las lenguas indígenas, la educación intercultural bilingüe, y a impulsar un modelo de desarrollo sustentable para todo el país. La interculturalidad y la plurinacionalidad solo son posibles con un modelo sustentable, sin eso solo es retórica.
Se ha planteado a los gobiernos, entre otros caminos para vivir acorde con el modo de ser de la Pachamama,  la necesidad de tener agua de riego en todas las tierras del país, para seguir siendo una potencia en alimentación y salud como lo fuimos antes de la invasión española. Somos los inventores de la papa, la yuca, la quinua, etc. Sin agua de riego se cosecha una vez cada cinco años debido a las sequías, heladas, etc., con riego se puede cosechar dos o más veces por año. Las computadoras, los robots, etc., cada día costarán menos, en tanto que los alimentos y el agua cada vez serán más caros. Pero los gobernantes han preferido la política del pan para hoy y hambre para mañana. No tienen un plan de estado a largo plazo.
Nuestros estudios matemáticos y astronómicos milenarios fueron más precisos que los de los académicos franceses que vinieron durante la Colonia. Nuestra ciencia y nuestra tecnología no se estancaron en el pasado, sino que cada vez vamos reinventando. Así, hace miles de años, los cañaris desarrollaron la Taptana Cañari para realizar los cálculos. Pero, en 1982 Luis Montaluisa desarrolló la Taptana Montaluisa, que es un diseño moderno, basado en la cosmovisión indígena, para enseñar a las niñas y niños la representación  cuantitativa en cualquier sistema de numeración en la forma actual.
En el futuro, este diseño matemático será usado en los centros educativos de diferentes lenguas en las diversas partes  del Mundo, evitando así el aprendizaje memorístico y robotizante de las matemáticas. De la misma manera, en los diferentes campos de la ciencia, varias compañeras y compañeros siguen haciendo ciencia indígena. En economía, aquí no hubo pobres antes de la invasión española. En quichua ni siquiera existió la palabra para decir pobre. Solo hubo la palabra wakcha para decir huérfano. Nuestra economía está basada en el ranti ranti (reciprocidad). Las universidades extranjeras hasta ahora no han podido formar estadistas que sepan manejar una economía donde no haya pobres. Más de la mitad de la sociedad ecuatoriana está subempleada.
Integrar imagen
                            "TAPTANA MONTALUISA"

Nos han tratado como si fuéramos extranjeros en nuestros propios territorios. Las instituciones indígenas han sido desmanteladas. Hoy nos expulsan de la CASA CONAIE. Todas estas injusticias no deberían ocurrir en un estado “democrático” y menos, en uno constitucionalmente reconocido como plurinaacional. Hace más de medio siglo a cinco comunidades de la provincia de Cotopaxi que habíamos recomprado a España en 1613 las tierras para cultivar y pastorear nuestros animalitos, nos las quitaron a sangre y fuego, para construir el actual aeropuerto de Latacunga.
Si el estado ecuatoriano solo pagara esa deuda ya tendríamos para construir un millón de casas como las que ahora le quitan a la CONAIE. En este contexto, como un ciudadano del universo perteneciente a una nacionalidad indígena, levanto mi voz para decirle a la humanidad que la historia la han escrito los colonizadores, por eso la verdadera historia no se conoce. Levanto mi voz para decirles a las compañeras y compañeros que hacemos CONAIE, que nos mantengamos unidos en torno a nuestros referentes históricos de ayer como Jumandi, Kiruba, Dolores Cacuango quien decía que “Somos como la paja del Páramo, que aunque patrón arranque, vuelve crecer y de paja del páramo cubriremos el Mundo”; y a los líderes de hoy José Tendetza, caído en Zamora por luchar contra la minería, Bosco Wisuma profesor bilingüe caído en Morona Santiago por defender la Tierra y la Cultura propia, a los compañeros de Intag y todos los que están luchando por sus derechos en cualquier parte del Ecuador; junto también a los Taromenani y Tagaeri que nos han dado una lección de lucha por seguir siendo libres frente al estado y a los gobernantes criollos que nos oprimen. Sigamos haciendo unidos haciendo ciencia y haciendo historia.
Luis Montaluisa Chasiquiza
Cofundador de la CONAIE