lunes, 22 de diciembre de 2014

Correa arremetió en contra de la Conaie, por comodato



El presidente de la República, Rafael Correa, se refirió a la decisión de revertir el comodato que el Estado ecuatoriano mantenía con la Conaie respecto de un edificio, sede de la rganización indígena, en el norte de Quito.
Con duros términos el mandatario criticó que, según el comodato suscrito en 1991, la Conaie debía utilizar el edificio para actividades socio-organizativas, sin embargo, a su criterio, se utilizó para hacer política y oposición al gobierno, lo cual está expresamente prohibido por la Ley de Bienes Públicos.
Reconoció la lealtad de la secretaria de Estado, Betty Tola, que pese a su cercanía a la Conaie asumió la decisión de revertir el comodato. El presidente comentó que esa es una decisión que la quería tomar desde 2011, sin embargo el sector de izquierda romántica que hay en el gobierno le persuadió de no hacerlo.
Ante las declaraciones de la asambleísta Lourdes Tibán, por las cuales afirmaba que miembros del bloque legislativo de Alianza País se acercaron donde ella a expresarle solidaridad ante la decisión de revertir el comodato, el presidente Correa expresó que “no sería la primera ni la última puñalada”. Recordó que durante el 30S muchos asambleístas de su movimiento no le expresaron la solidaridad, como presuntamente lo han hecho con Tibán.
Reiteró que la Conaie ya no representa a los indígenas pues, en las regiones con mayor presencia indígena ha ganado el movimiento oficialista. “Se ponen un poncho y están por encima del bien y del mal”, manifestó el mandatario en contra de las declaraciones de Nina Pacari expresando que el movimiento indígena tiene derecho sobre el edificio. Matizó, sin embargo, sus criticas diciendo que si bien la Conaie ha destrozado el comodato “hay dirigentes indígenas que son referentes de vida para mí”.
El presidente aprovechó su enlace para criticar, además, al bufete de abogados Pérez, Bustamante & Ponce por defender a las petroleras y emitir reportes sobre libertades y facilidades para hacer negocios en el Ecuador, a los que Correa no da crédito ni credibilidad. Incluso comentó que los abogados de ese bufete podrían ser traidores a la patria y le haberle hecho mucho daño al país.
En relación a lo que expresó la semana pasada sobre el ex canciller y ex alto comisionado de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, José Ayala Lasso, a quién acusó de haber firmado el acuerdo de la base de Manta, Correa rectificó diciendo que no fue él el canciller que suscribió ese convenio internacional sino Benjamín Ortiz. Sin embargo, dijo que a diferencia de Ayala Lasso, que condecoró al dictador argentino Videla, el actual Ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, fue condecorado por el gobierno argentino por su apoyo a la tesis argentina de soberanía sobre las islas Malvinas y por el caso de los fondos buitres.