sábado, 9 de julio de 2016

Debates, iniciativas y compañerismo : Las Jornadas Feministas Centroamericanas


Jornadas
“Cuerpos que desafían y construyen nuevas realidades” Participantes de las Jornadas Feministas Centroamericanas 2016. Fotografía de la autora, usada con permiso.

El programa feminista nicaragüense La Corriente fue la figura organizativa principal tras las Jornadas Feministas que se celebraron en Managua a mediados de junio de 2016. El tema central dio de frente con los temas que rodean al cuerpo y sus funciones sociales. Bajo la idea central Cuerpos que desafían y construyen nuevas realidades”  se reunieron más de 80 activistas procedentes de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala. El evento fue la ocasión para lograr conversaciones en conjunto, desde una perspectiva regional, y con el fin de afianzar el diálogo entre generaciones.

Las jornadas lograron también que los debates fueran llevados a las redes. Desde Twitter y Facebook, participantes y asistentes transmitieron ideas, luchas y retos desde la visión de la región centroamericana.
El debate de las jornadas giró en torno a diversas estrategias para generar nuevas narrativas que desafíen la situación actual de las mujeres en Centroamérica. Con mucho pesar, las feministas explicaron que el número de feminicidios sigue siendo alarmante y que, tras muchos años de activismo, es necesario mantenerse unidas. Asimismo, destacan problemas como la reavivación de fundamentalismos religiosos, que no hacen más que mantener una dinámica de restricción de libertades para las mujeres:
‪#‎JornadasFeministasCA2016‬ “Parece que nuestros países centroamericanos ya no se rigen por la constitución sino por la biblia.”
Las activistas también hablaron sobre el retroceso de derechos que las mujeres están experimentando, incluida la ilegalización del aborto terapéutico, y la elevada tasa de embarazos adolescentes debido a la falta de asistencia en derechos sexuales y reproductivos. Esta situación se ve agravada por el aumento de la violencia de género en redes sociales y de un machismo creciente entre los jóvenes que actúa con toda impunidad:
La violencia en C.A. es una pandemia que va desde el acoso callejero hasta los feminicidios
Esperanza White, activista feminista de la costa caribe nicaragüense, hace hincapié en Facebook sobre la importancia de unir las diferentes reivindicaciones que tienen lugar dentro del movimiento feminista. De este modo destaca la necesidad de dar espacio a un enfoque interseccional para comprender y unir a las mujeres en la región mesoamericana:
Me llena este pensamiento: “La fortaleza de las mujeres está en las diferencias de cada una de nosotras…Lesbianas, indígenas, con discapacidades, afrodescendientes, trans, heterosexuales…cuerpos diferentes con la misma alma y problemática”… ‪#‎JornadasFeministasCA2016
Jornadas2
Activistas feministas procedentes de todo Centroamérica en plenaria. Fotografía de la autora. Usada con permiso.

Por su parte, las hondureñas expresaron su malestar tras muchos años de activismo puesto que, después de varias décadas de lucha, se ha instalado un sentimiento de desesperanza debido a la falta de apoyo gubernamental y a la escasez de recursos para mantener un activismo que tenga capacidad de promover cambios estructurales y duraderos. Por ese motivo, se insistió en la importancia de desarrollar estrategias para sobrellevar la carga emocional y el desgaste psicológico generados por esta batalla que se libra de forma sostenida y a diario.  Para ello, las activistas apuestan por el “autocuido” (comprendido como el autocuidado emocional y social) como instrumento indispensable para mantenerse a flote:

Las mujeres del movimiento concluyen que hay que superar diferencias generacionales creando nuevos espacios de diálogo, donde unas puedan aprender de las veteranas y otras puedan contagiarse de la energía y frescura de las ideas jóvenes. Además, hay que documentar el movimiento y su trayectoria, en un intento de sistematizar y unificar una lucha que tiene una riquísima experiencia en el trabajo a pie de calle:
Hay que hacer un balance de los últimos 30 años… Lo que estamos discutiendo hoy sobre las tensiones generacionales y otras, es lo mismo de hace treinta años pero en nuevos contextos… Este es un momento en el que deberíamos intentar buscar cuáles son las salidas posibles a la situación que nos enfrentamos hoy, pero con nuevos actores. Tenemos que trabajar en la gestión del conocimiento feminista…difundir, socializar, compartir la historia. El patriarcado está gordísimo, violento, depredador, porque hicimos poco es desestructurar imaginarios patriarcales.¨‪#‎JornadasFeministasCA2016
Dolly Rebeca Mora, activista feminista nicaragüense, tras participar en las jornadas:
Que puedo decir feliz con estas ‪#‎JornadasFeministasCA2016 me llena de esa energías de todas estas mujeres maravillosas y vitaliza mis luchas, mi compromiso toma fuerzas, agradezco al ‪#‎universo por encontrarme con el feminismo hoy más que nunca ‪#‎AquiSeRespiraLucha
Después del reencuentro, las activistas del Programa Feminista La Corriente se muestran optimistas y concluyen que hay mucho trabajo por hacer, pero las energías renovadas tras estos días de intenso debate contribuyen a hacer la lucha más llevadera. Tienen claro que mantener los vínculos dentro del movimiento será decisivo para ver los cambios esperados en el futuro.