viernes, 8 de enero de 2016

Chile/ Desde el viaducto, Región de la Araucanía: ¡No más forestales ni hidroeléctricas!


Este 8 de enero del 2016, la Región de la Araucanía amaneció con la intervención del emblemático viaducto con un largo lienzo visto por toda persona que se trasite por el emblemático puente Malleco en la comuna de Collipulli, señalando ¡No más forestales ni represas!, en alusión a la devastación que enfrentan los territorios a causa de estos modelos.

Cabe señalar que existe un amplio rechazo en la Región a la imposición de centrales hidroeléctricas y a una mayor expansión de monocultivos de plantaciones de monocultivos de especies exóticas de pinos y eucaliptus, razón por la cual se movilizaron miles de personas en el año 2015 exigiendo terminar con la devastación de territorios y las últimas reservas naturales indispensables para la vida.

Actualmente, unos 29 proyectos hidroeléctricos se encuentran en etapa de evaluaciones ambientales, aprobadas, en construcción o ya construidas, considerando algunos casos de referencia con menos de 3 mw que no ingresan a evaluación ambiental, lo que se condice con los cientos de derechos de agua para fines hidroeléctricos a mano de empresas o particulares.

El Ministro de Energía Máximo Pacheco ha anunciado que en carpeta se proyectan cuarenta centrales hidroeléctricas para la Araucanía y más de 100 mini hidros. Bajo esa política, el gobierno ha aprobado durante el 2015 centrales en Curarrehue y Curacautín bajo la oposición mayoritaria de la población.
El río Renaico en Malleco, que involucra las comunas de Renaico, Mulchén  y Collipulli,  también se encuentra amenazado por una central hidroeléctrica, del proyecto AGUA VIVA donde también se han realizado diversas acciones y manifestaciones de rechazo.

Por su parte, la Araucanía tiene cerca del 25 % de su superficie con plantaciones de pinos y eucaliptus, las que han causado un grave daño social, ambiental y económico, empobreciendo diversas localidades y generando una fuerte disminución de las fuentes hídricas de amplias zonas, coincidiendo con las más de 50 mil personas que no tienen agua en temporada estival en lugares donde existe una alta concentración de forestales, por lo que se mantiene un amplio rechazo a la prórroga del Decreto Ley 701 que fomenta las plantaciones y que se ventila actualmente en el parlamento.

El viaducto del puente ferroviario en Malleco, donde se colgó este lienzo, es la entrada emblemática a la Región de la Araucanía. Con sus 102 metros de altura, es el segundo puente más alto de Chile, solo superado por el viaducto de Conchi o viaducto de Loa con 103 metros, y fue considerado el puente ferroviario más alto del mundo en su época.

El puente fue inaugurado en 1890 con posterioridad a la invasión bélica del estado chileno al territorio Mapuche. Su longitud es de 347,5 m y descansa sobre sus dos estribos extremos y cuatro pilas intermedias, todas ellas de acero. La primera y cuarta pilas tienen 43,7 m de alto, la segunda 67,7 y la tercera 75,7. Los rieles se encuentran a 102 m de altura sobre el fondo de la quebrada. Posteriormente, se pusieron refuerzos diagonales entre la viga y las torres para que la estructura soportara el peso de locomotoras más modernas. El viaducto se aprecia en toda su magnitud desde el puente de la carretera Panamericana Sur, que se construyó paralelo a él.


Alfredo Seguel