martes, 23 de diciembre de 2014

Other News - La tortura también es terrorismo

Luis Matías López*
 
“El diccionario de la Real Academia Española define terrorismo como sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror”, y tortura como “grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos, con el fin de obtener de él una confesión, o como medio de castigo”.
 
No son términos sinónimos, pero casi, de lo que se deduce que utilizar la tortura para conseguir informaciones que contribuyan a evitar actos de terrorismo es un sinsentido. Porque tan terrorista es el que aplica la picana en los genitales de un detenido o le sumerge la cabeza en agua hasta el límite del ahogamiento, como el que se ciñe un cinturón explosivo y lo detona para causar el mayor dolor posible al enemigo, aunque se lleve por delante a un puñado de inocentes.
 
Por añadidura, la frontera entre buenos y malos, entre ellos y nosotros, es difusa porque, casi siempre, los bandos se definen por ideologías y comportamientos que esconden intereses económicos e ideológicos egoístas o fanáticos. Como estamos a este lado de la tenue línea de separación, engullimos con facilidad, como si fuese lo más natural del mundo, la idea de que Estados Unidos y Occidente en general representan el poder blando que, por puro altruismo, intenta llevar la civilización, la democracia y los derechos humanos allá donde reinan el fanatismo y la barbarie.
 
Sin embargo, al otro lado, la película se ve de forma muy distinta, y lo que desde aquí se llama terrorismo se justifica como una respuesta asimétrica (la asimetría es obligada por la desigualdad de medios) al imperialismo brutal que se impone a sangre y fuego, a la desautorización de la defensa de legítimos intereses nacionales, al aplastamiento de los intentos de establecer un modelo social y cultural propio, no coincidente con la llamada “civilización cristiana” y al expolio de las materias primas,. A la postre, la historia, como casi siempre, impondrá su particular justicia y convertirá en malos a los vencidos y en buenos a los vencedores, que serán quienes la escriban.
 
La utilización de la tortura como método habitual de interrogatorio a detenidos durante la presidencia de George Bush supuso una aberración que no puede justificarse ni siquiera con el argumento de que con ello tal vez se evitaron nuevos actos de terrorismo como los del 11 de septiembre de 2001. Por supuesto, el único terrorismo que se admite que existe es el de los otros porque, por ejemplo, reducir Gaza, Irak o Afganistán a escombros, derribar regímenes como el del siniestro Gaddafi para que Libia termine convertida en un Estado fallido, u ordenar asesinatos selectivos en los que mueren más inocentes que supuestos terroristas no es terrorismo, sino legítimos actos de guerra en defensa propia.
 
En el caso de la pena capital, los Estados que reivindican su superioridad moral sobre los delincuentes o terroristas no pueden llamar justicia a la ley del talión. Una muerte, por legal que sea, no se conjura con otra, sino que se convierte en un despreciable acto de venganza. De la misma forma, responder al terror con el terror, cazar enemigos a bombazo limpio aún a costa de muchas vidas inocentes, encarcelar con carácter indefinido y sin derecho a juicio a sospechosos de ejecutar o preparar actos terroristas, someterles a todo tipo de malos tratos, sevicias y torturas supone una indignidad que nunca podrá tener justificación moral.
Que el país con más abogados por kilómetro cuadrado del mundo mantenga la alegal cárcel de la vergüenza de Guantánamo, y que, tras sus muros y alambradas, se prive a los reclusos incluso del derecho a un juicio justo y a la propia dignidad, dice muy poco de la superioridad ética que se atribuye Estados Unidos, en nombre de la cual hace y deshace por todo el mundo.
 
Peor aún: estas prácticas, que un reciente informe del Senado ha vuelto a recordar, sirven de detonante o pretexto del imperdonable salvajismo con el que Al Qaeda, sus franquicias y el emergente Estado Islámico actúan en sus áreas de influencia: ejecuciones masivas en Irak y Siria, degollamientos filmados y difundidos por Internet de inocentes rehenes occidentales, matanzas y secuestros de centenares de niñas en Nigeria... Por tópico que suene, la violencia engendra más violencia; el odio, más odio; el terror, más terror; y la injusticia, más injusticia.
 
Las reacciones al informe del Senado de EE UU han supuesto todo un ejercicio de cinismo e hipocresía. Se han reconocido los múltiples abusos y atrocidades cometidas. John Brennan, el mismísimo director de la CIA –la agencia que llevó el peso de los interrogatorios entre 2002 y 2007- reconoce que se trató de prácticas “aberrantes”, pero evita emplear el término “tortura” –dada su cobertura legal- y asegura que permitieron obtener “informaciones útiles” que, por ejemplo, contribuyeron a eliminar a Osama Bin Laden aquella “noche más oscura” de 2012. La película de ese mismo título de Kathryn Bigelow avalaba esa tesis y mostraba cómo se utilizaron con los sospechosos procedimientos tan científicos como el ahogamiento simulado, la privación durante días de sueño, la humillación sexual e incluso el encierro en un maloliente ataúd. El informe del Senado añade otros como la “alimentación rectal” forzosa, los baños en agua helada, palizas y golpes contra los muros y asaltos sexuales.
 
El informe niega la relación causa-efecto (tortura-información) y sostiene que las llamadas “técnicas de interrogatorio reforzadas” (siniestro eufemismo) no proporcionaron datos relevantes para prevenir atentados. Brennan admite que se cometieron “errores” por los que luego no se exigieron responsabilidades, pero asegura que la mayoría de los agentes de la CIA cumplieron con su deber “al servicio de la nación”. Apenas un paso menos de lo que ha dicho el ex vicepresidente Dick Cheney, ideólogo de esa guerra sucia: “Deberían ser condecorados, no criticados (…) ¿Tienes que ser amable con los asesinos de 3.000 norteamericanos?”. No hay problema: esos patrióticos torturadores tienen garantizada la impunidad.
 
El descafeinado mea culpa apesta a autocomplacencia, sobre todo cuando se recuerda que el programa contaba con los avales más altos posibles: los del Departamento de Justicia y la Casa Blanca. La cuestión es ahora: ¿Se acabó? ¿Se cerró ese negro capítulo? ¿Se trató de aberraciones que nunca más volverán a perpetrarse? Es más que dudoso. Barack Obama llegó al poder prometiendo que su presidencia estaría definida por el “imperio de la ley y los derechos humanos”, convencido de que son compatibles “nuestra seguridad y nuestros ideales”. Lo dijo en 2009, al tiempo que el entonces jefe de la CIA, Leon Panetta, declaraba: “No se debe utilizar la tortura bajo ninguna circunstancia”.
 
¿Está siendo así? Depende, por supuesto, de lo que se entienda por tortura, pero cuesta mucho no calificar de tortura el trato que sufren los reclusos de Guantánamo, muchos de los cuales ni siquiera son ya sospechosos de ningún delito, pero a los que no se sabe a dónde enviarlos si se les libera, mientras que el resto se pudren sin esperanza razonable de comparecer algún día ante un tribunal de justicia. Y cerrar Guantánamo, no hay que olvidarlo, era lo primero que Obama prometió hacer si alcanzaba la presidencia, hace ya seis años. Una prueba más de su impotencia, su incapacidad, su falta de voluntad o todo eso junto.
 
Sobre todo, cabe dudar de que, si se produce otra vez una “emergencia nacional” como la del 11-S, la hipócrita preocupación por los derechos humanos ajenos, los del enemigo, ceda ante los sacrosantos intereses de la seguridad nacional, sobre todo si Obama ya no está en la Casa Blanca. Entre tanto, no habrá tortura de forma oficial por una razón elemental, porque, por definición, ya no existe. Por tanto, lo de Guantánamo, por ejemplo, debe ser otra cosa. Y si se llegasen a aprobar nuevas medidas que recuerden a las de Bush y que se parezcan a la tortura tanto como una gota de agua a otra, ya se buscaría un término tan inocente como el eufemismo “métodos de interrogatorio reforzados” que tanto rendimiento ha dado.
 
Brennan ha insinuado algo terrible: que en el futuro, en caso de otro ataque como el de las Torres Gemelas y el Pentágono, podría recuperarse la lógica y el tipo de medidas que hicieron posible los excesos que ahora se condenan en el demoledor informe del Senado. Sabe de lo que habla: tenía un cargo de responsabilidad en la CIA cuando la agencia convirtió la tortura en rutina y, antes de ser el principal asesor antiterrorista de Obama, defendió los procedimientos que servían para “obtener información relevante que puede salvar vidas”. Eso frenó su elección como director de la CIA en 2009… pero solo hasta 2013.
 
*Exredactor jefe y excorresponsal en Moscú de EL PAIS, miembro del Consejo Editorial de PÚBLICO hasta la desaparición de su edición en papel. Columnista regular de Público.es. 23.12.14


[]