lunes, 15 de diciembre de 2014

Mujeres transgénero, olvidadas en la lucha contra el VIH

Por Kieran Guilbert

LONDRES (Fundación Thomson Reuters) - Cuando hizo la transición de hombre a mujer a los 27 años, Cecilia Chung perdió a sus amigos, su familia y su trabajo.

Aislada por la sociedad por ser transgénero, y dependiendo del trabajo sexual para sobrevivir en las calles de San Francisco, Chung no estaba preparada para el horror que siguió a su cambio.
"Fui arrestada por ejercer la prostitución y detenida por tres días, en una celda donde ponían a hombres homosexuales y bisexuales y a mujeres transgénero", dijo Chung, de 49 años y estratega de la organización basada en San Francisco Transgender Law Center.

Durante su detención, Chung fue coaccionada para mantener sexo anal sin protección con uno de los prisioneros y meses después dio positivo por VIH.

"Tenía mucho miedo de pelear o resistirme porque la experiencia de ser arrestada y estar en la cárcel me había superado", explicó.

Las personas transgénero son descritas como personas que sienten que nacieron con el género equivocado.

A muchos transgénero sus médicos les prescriben hormonas para cambiar su cuerpo, mientras que otros se someten a cirugías. Pero no todos pueden o quieren tomar esos pasos, y la identidad transgénero no depende de procedimientos médicos.

Si bien las mujeres transgénero están habituadas al abuso, el estigma y la violencia, uno de los mayores peligros que enfrentan actualmente es el VIH.

Debido a la discriminación que enfrentan, muchas tienen pocas opciones más que el trabajo sexual para sobrevivir, lo que aumenta el riesgo de contraer el virus.

Chung habló con la Fundación Thomson Reuters una semana después de que un reporte divulgado en el Día de la Lucha contra el Sida dijera que el mundo había finalmente alcanzado "el comienzo del fin" de la pandemia del sida que ha infectado y causado la muerte de millones en los últimos 30 años.

La campaña de la organización ONE dijo que en el último año el número de personas VIH positivo que se sumó a quienes tenían acceso a las medicinas necesarias para controlar el sida era mayor que la cifra de nuevos contagios de VIH.

Pese a este progreso, las mujeres transgénero son marginadas, excluidas y olvidadas, dijo Chung.

"Es muy fácil ignorar estas brechas y la alta tasa de VIH entre las mujeres transgénero en todo el mundo", afirmó.

LEJOS DE LO ADECUADO

Casi una en cinco mujeres transgénero en el mundo viven con VIH, y tienen una mayor posibilidad de contraer el virus que otros grupos vulnerables, como trabajadores sexuales, hombres gay y consumidores de drogas, según el Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre VIH y Sida (ONUSIDA).

"Las mujeres transgénero son 49 veces más propensas que otros adultos a tener el virus, y aún así la prevención del VIH, las pruebas y servicios de tratamiento para personas transgénero están lejos de ser adecuadas", dijo Chung.

Según ONUSIDA, menos de la mitad de los países del mundo tienen estrategias nacionales sobre el sida que incluyan a personas transgénero.

La agencia también asegura que las personas transgénero enfrentan la discriminación desde el momento en que ingresan a los servicios de salud, que insisten en el uso de solo dos género y no tienen personal capacitado para responder a sus necesidades.

Channing Wayne, una mujer transgénero y miembro del Consejo de Prevención del VIH de San Francisco, recordó a un médico preguntándole por qué tenía senos y un pene.

Cuando Wayne le dijo que era un transexual preoperatorio, el médico le preguntó qué quería decir.

"Le expliqué que estaba en una transición desde un hombre a una mujer y desdeñosamente me preguntó por qué", dijo la mujer de 46 años a la Fundación Thomson Reuters.

Las mujeres transgénero con VIH son con frecuencia doblemente discriminadas, dijo Chung, lo que las hace menos proclives a buscar servicios médicos que "históricamente les han fallado".
"Cuando las mujeres transgénero se preguntan dónde van a dormir y cómo van a alimentarse, ir a un doctor y buscar medicación no es una prioridad", dijo Chung.

VENDER SEXO PARA SOBREVIVIR

Existen varios factores que contribuyen a las altas tasas de VIH entre las personas transgénero, según la Fundación Estadounidense de Investigación sobre el Sida (amfAR, por su sigla en inglés).

La entidad dijo que las personas transgénero con frecuencia abandonan su educación, limitando sus perspectivas laborales, experimentan discriminación respecto a vivienda y empleo, y son rechazados por sus familiares, lo que los hace vulnerables a la violencia, el abuso de drogas y alcohol, y la venta de sexo para sobrevivir.

Chung dijo que debido a que esos factores eran comunes para las mujeres transgénero en todo el mundo, no le sorprendía que las tasas de VIH fueran consistentemente altas.

Un estudio de la publicación médica The Lancet halló que un 44 por ciento de las mujeres transgénero tenían VIH en India, un 34 por ciento en Argentina, un 33 por ciento en Brasil, un 26 por ciento en Indonesia, un 25 por ciento en Italia y un 22 por ciento en Estados Unidos.

"Los epidemiólogos del VIH dirán que las tasas de infección varían de una región a otra, pero para las mujeres transgénero es realmente un tema global", dijo Chung.

Recordando las ocasiones en que fue agredida sexualmente, y un incidente en el que la apuñalaron intentando defenderse, Chung dijo que las mujeres transgénero necesitaban más protección.

"Hasta que la mentalidad de todos los países comience a cambiar, no veremos ningún progreso", dijo Chung.