viernes, 10 de octubre de 2014

Colombia/Cauca: autonomía y soberanía. Con ocasión de la aprobación de los “decretos autonómicos”

La lucha de los pueblos originarios por autonomía es justa y válida, pero…
En el departamento del Cauca existe hoy un fuerte debate al interior de la sociedad y de los movimientos sociales en torno a la inminente expedición de los denominados “decretos autonómicos” que establecen los “Sistemas Propios de los Pueblos Indígenas”. La aprobación de esas normas que otorgarían autonomía política y administrativa a las comunidades indígenas en sus territorios ancestrales será la concreción del llamado “acuerdo del chirrincho[1]” firmado por el gobierno en agosto del año pasado (2013) dentro del marco del Paro Agrario en el Resguardo Indígena de La María-Piendamó (http://bit.ly/1pMxc7I). 
¿Cuál es la razón de ese fuerte debate? ¿Tienen razón aquellos que plantean que la aprobación de esos decretos en vez de resolver los conflictos inter-étnicos y culturales en el departamento del Cauca los va a acrecentar? Además, ¿es cierto que esa normatividad pone en grave peligro el desarrollo y la inversión en el departamento del Cauca y que atenta contra la propiedad privada de empresarios, campesinos medios y pobres? Otros, plantean que los indígenas, apoyándose en el contenido de esos decretos, tendrían abierto el camino para apoderarse de extensos territorios que ellos consideran “ancestrales”.
Por otro lado, diversos sectores del movimiento indígena como el Cabildo del Pueblo Misak (guambiano), las Autoridades Tradicionales Indígenas de Colombia-Gobierno Mayor y la Organización Regional Indígena del Valle del Cauca ORIVAC, se han pronunciado en forma crítica y en franca oposición a los “decretos autonómicos” con el argumento central que el contenido de esas normas no ha sido consultado con el conjunto del movimiento indígena y que lo que en verdad se establece es un concepto de autonomía subordinada que no se corresponde con los verdaderos intereses de los pueblos indígenas.